Bienvenidos a este pequeño rincón de imaginación, magia y una pizca de locura. ¿Que quién soy yo? Pues soy una enamorada de la vida y de la lectura con mil sueños y delirios de escritora. ¿Qué vais a encontrar aquí? Pues todo lo que te puedes encontrar, precisamente, entre las páginas de un libro: historias, fotos, dibujos, recuerdos, notas, reflexiones, un poco de poesía, humor y alguna sátira… y, escondida entre las letras, un poco magia.

Así que no os quedéis en la portada, pasad y disfrutad de vuestro viaje por este mundo Entre las páginas de un libro.


martes, 29 de mayo de 2012

El piano

Bajaba las escalera con prisa, con un poco de surte podría llegar al patio y disfrutar de los últimos minutos de recreo que quedaban. Entonces fue cuando lo oí.  Las notas fluían suaves y alegres por el aburrido ambiente del insttituto. Seguía aquella agradable melodía que me hacía flotar. Realmente era hermosa. La canción me llevó hasta el único lugar del que podía proceder algo como lo que estaba escuchando, el aula de música. Me asomé con timidez y tras unos segundos de vacilación decidí entrar.
Estaba sentado fernte al piano mientras sus ágiles dedos bailaban sobre el teclado con decisión y delicadeza. No seguía ninguna partitura,  la hermosa melodía estaba compuesta de notas aleatorias pero perfectamente convinadas. Recordaba haber visto aquel muchacho ensayando conmigo en coro, en los ruidosos pasillos del instituto al sonar el timbre de las dos y veinte. pero ahora todo eso parecía muy lejano, aquellas notas me transportaban a un lugar muy, muy lejos del instituto. Entonces la canción terminó y fui bruscamente devuelta a la realidad.
-Es muy bonita-dijo una aguda y suave voz. Entonces me percaté de la presencia de una niñas de 1º de alegres alegres ojos que había estado escuchando maravillada a aquel chico de 4º.  Entonces me di cuanta que ya no me importaba no llegar al recreo a tiempo, esto era mucho mejor. Nadies más que nosotras había escuchado esa preciosa canción.
-Gracias-reporndió el muchacho con una sonrisa- la he compuesto yo.
-No sabía que tocases-murmuré. El me miró sonriendo.
-Hay mucho que no sabes de mi-contestó aún sonriendo. Y sus dedos volvieron a deslizarse sobre el teclado volviendo a componer una melodía más bonita, si cabe que la anterior.



viernes, 11 de mayo de 2012

¿Para qué sirve la física?

Un buen día, en un instututo como otro cualquiera, tocaba hacer, bajo el ardiente sol de la una y media del mes de mayo, la prueba del salto de longitud. Bueno el caso es que estaba Andrés, un experto en física que tenía pensado estudiar física cuántica (una de esas carreras que tú no harías porque suena a que tiene muchos números) y Juanma, uno que simplemente quería terminar la E.S.O. para poder hacer lo que le gustaba de verdad, tumbarse en la cama sin hacer nada, salir y sobre todo, deporte.
Entre tanto llegó el profesor de Ed.Física, un tío con cara de "os voy a hacer la vida imposible en cuanto a mi asignatura se refiere, muajajaja", y comenzó a llamr a la clase por orden de lista para realizar la prueba.
Fue entonces cuando le tocó al Futuro licenciado en física cuántica, se plató allí, sacó papel y boli y comenzó a calcular mientras el profesor le miraba con cara de "¿y este qué hace?".
-A ver si claculo la velocidad de mi salto con la fuerza que empleo de 8N [newtons, la forma que alguien inventño para medir la fuerza ¬¬], y le quito la fuerza de rozamiento de l aire que deben ser unos 2N, pero que para que sea menos, me coloco en una posición aerodinámica... ¡perfecto! y me sale que llegaré a los 5m de longitud, que es un diez, ¡soy un genio! ni Einstein...

Se coloca en la marca coge impulso y una, dos, y ¡salta! Aterriza en el suelo con cara de satisfacíón, pensado en que ha estado en el aire más tiempo que los de "Oliver y Benji" cuando tiran a puerta. Se da la vuelta para comprobar su magnífica marca y ... ¡1,2 metros!
-Un tres -sentencia el profesor casi con alegría. Un cabizbajo Andrés se sienta un par de metros más allá.- Siguiente.
Juanma, por lo menos él no sacará más nota que yo, no sabrá la fuerza que emplear para aprobar, se dijo Andrés. Mientras Juanma coge carrerilla y ...¡3,1 metros!
-10-dice el profesor.
-¡Juanma!-llama Andrés- tío ¿cómo lo has hecho? ¿qué has calculado? ¿la fuerza de viento , de salto...?- El otro le miraba sin entender ni una palabray le corta la paranolla que se está montando:
-Pero si yo solo he saltado. ¿qué me estás contando?

                           ¬¬'

Conclusión:
-1. Andrés dedicate solo a la Física.
-2. Dicha asignatura solo vale para rellenar un papel llamado examen.