Bienvenidos a este pequeño rincón de imaginación, (un poquito de) locura y magia. ¿Que quién soy yo? Pues soy una enamorada de la vida y de los libros con mil sueños y delirios de escritora. ¿Qué vais a encontrar aquí? Pues todo lo que te puedes encontrar, precisamente, entre las páginas de un libro: fotos, anotaciones, recuerdos, notas, reflexiones, un poco de poesía, humor y alguna sátira, historias,… y un poco magia.

Ahora sí, disfrutad de vuestro viaje por este mundo Entre las páginas de un libro.

lunes, 3 de octubre de 2011

Amigos, no os olvidamos

Serían las seis de la tarde cuando una mujer de unos veintiocho años pasaban por la calle. Cuando de repente se paró en seco. Se había quedado observaban la entrada del colegio al que, había asistido cuando era una niña. Todo seguía igual, todo seguía en su sitio, nada había cambiado en todos esos años. Nada excepto ella. Cerró los ojos un momento y cuando los abrió, el patio estaba lleno de niños, que jugaban y gritaban de felicidad. Y de entre aquel tumulto se ditinguía a tres amigas, que jugaban juntas unidad por un lazo invisible. Tendrían seis años. Sus voces se escuchaban por enima de todas las demás.
          "Simpre seremos amigas...
                                          las tres juntas y....
                                                           para siempre."

La imagen cambió y aparecieron de nuevo las tres amigas rodeadas por sus compañeros de clase, ya todos tenían 18 años. Pero esta vez no había risas y juegos, sino lágrimas y palabras de despedida.
"Hasta siempre" se despidieron las tres amigas las tres amigas. Abrazaron al resto de sus amigos. Todos eran conscientes que seguramente no voverían a verse nunca más. Porque a partir de aquel momento emprendería cada uno un camino diferente.
Las imagenes se hiceron cada vez más borrosas, hasta que desaparecieron.

Todo volvió a la normalidad. Una dicreta lágrima de nostalgia asomó en los ojos de la mujer. Hacía años que no sabía nada de sus antiguos amigos y los echaba de menos. Añoraba los días en los que todos jugaban juntos en el patio del recreo. Recordaba a todos y a cada uno de aquellos niños, de como eran, que les gustaba, etc. Pero todo eso ya había pasado.
Se dio media vuelta y volvió a su casa. Cuando entró en su casa descubrió en el suelo varias cartas. Las recogió pensndo que no serían más que facturas, pero cuando las miró más de cerca descubrió que estaban escritas a mano. Abrió la primera, tenía una corazonada.
"Querida amiga -rezaba la carta- sientimos mucho no haberte escrito antes . . .
. . . Espero que podamos vernos alguno de estos días, por los viejos tiempos, hace mucho que no sabemos de ti y te echamos mucho de menos.
      Tus amigas Gloria y Carmen.
                                                     
                                   Simpre seremos amigas. . .
                                                       las tres juntas y. . .
                                                                     para siempre."

Las demás cartas también eran de antiguos amigos, que la escribian, recordandola que no la habían olvidado.Los ojos de la mujer se llenaron de felicidad. y escribió una carta de respuesta a cada uno de ellos.



Nunca olvidamos a nuestros amigos, y ellos tampoco nos olvidan a nosotros. Aunque no los veamos, siempre estarán ahí, como los estrellas. Dispuestos a ayudarte en cualquier momento.
Todo cambia y todo pasa, pero los verdaderos amigos permanecen. Ellos son nuestro tesoro más preciado tesoro..

No hay comentarios:

Publicar un comentario