Bienvenidos a este pequeño rincón de imaginación, (un poquito de) locura y magia. ¿Que quién soy yo? Pues soy una enamorada de la vida y de los libros con mil sueños y delirios de escritora. ¿Qué vais a encontrar aquí? Pues todo lo que te puedes encontrar, precisamente, entre las páginas de un libro: fotos, anotaciones, recuerdos, notas, reflexiones, un poco de poesía, humor y alguna sátira, historias,… y un poco magia.

Ahora sí, disfrutad de vuestro viaje por este mundo Entre las páginas de un libro.

viernes, 23 de diciembre de 2016

Palabras para Ismael

Querido Ismael:
No sabes lo que me alegro de recibir, por fin tu contestación. Empezaba a pensar que mis cartas estaba llegando a un buzón si dueño. Pero mejor tarde que nunca. De cualquier forma, me alegro de que estés bien.

Yo sigo bien, pero ahora con más razón. Por fin tengo plaza fija en el instituto, y no veas que el alivio que ha supuesto. No me había dado cuenta de que había estado reteniendo el aire estos últimos 3 años, hasta que por fin he podido respirar hondo. Y los alumnos la verdad es que son bastante agradables. Me lo paso en grande con ellos, aunque no negaré que de vez en cuando me gusta chincharles, así no se confían. Serán los restos del "rencor" hacia algunos de nuestros antiguos profesores jajajaja. Estoy enseñando matemáticas a niños de la ESO y Bachillerato, y de vez en cuando, cubro las bajas de la profesora de dibujo artístico, lo cual me encanta, porque he tenido que dejar las clases particulares de dibujo, con el nuevo puesto vienen nuevas y más responsabilidades, y no daba a basto.Al menos así sigo teniendo esos momentos ante el lienzo, la única diferencia es que ahora tengo 30 pares de ojos observando atentamente.

Y entiendo cómo te sientes. Los recuerdos de otros tiempos siempre están al acecho, dispuestos a abalanzarse sobre nosotros, y más en estas fechas.

lunes, 1 de agosto de 2016

Magia de campamento

 https://youtu.be/oNsQewlFtEs
O si prefeís verlo de otra forma: https://www.youtube.com/watch?v=IDJizVSPixo Mil gracias a Víctor Tejeda

¿Alguna vez lo habéis sentido? Es algo especial, una desbordante alegría que te recorre por dentro. Es el sentimiento de sentirte en casa a pesar de estar a cientos de kilómetros de nuestro hogar.

Hay muchos tipos de campamentos, todos aparentemente iguales. Pero hay un tipo que destaca entre todos los demás. ¿Qué tendrá de especial? ¿Qué es eso que brilla en los ojos de todos sus camperos que no brilla en el resto? He ido a muchos tipos de campamentos en mi vida, con gente de todas partes, y siempre lo he pasado en grande. Pero en mi memoria y en mi corazón destacan las risas, las siestas, los juegos, las noches y los inolvidables momentos de los campamentos scout. ¿Qué tendrán qué los hace tan especiales? Hacemos larguísimas rutas durante días, casi nunca hay agua caliente en las duchas, dormimos en tiendas con piedras debajo de nuestros sacos, nos despertamos a las 8 de la mañana, tenemos que llevar un pañuelo al cuello que da más calor que una bufanda y encima tenemos que estar siempre con una sonrisa. Lo tienen todo para decir "nunca más vuelvo". Y sin embargo cada año, sin vacilar, escojo esos campamentos  por encima de los otros.

martes, 5 de julio de 2016

Cazadora VI: Regreso

Shyanna deshizo el camino que hacía tanto tiempo había empezado. Tras varios días de viaje llegó al  valle del cual había partido hacía lo que a la joven de parecían siglos. A medida que se iba acercando a su destino los miembros de la tribu con los que se encontraba Shyanna, salían precipitadamente hacia la aldea de la tribu. 



Para cuando llegó al corazón de la aldea, prácticamente toda la tribu se había reunido junto al consejo de sabios, el chamán y el jefe. Shyanna avanzó con paso firme y seguro. Los sheles se apartaban a su paso con recelo. La joven cazadora siguió caminando con la cabeza bien alta sin prestar atención a las miradas reprobatorias, ni a los murmullos que iban surgiendo a su paso. Cuando Shyanna se paró en frente a Tekama , este apenas era capaz de mantener la máscara de imperturbable serenidad que hasta hace unos segundo había llevado. Shyanna se llevó la mano al pecho, cogió uno de los muchos amuletos que llevaba colgando, tiró de él y lo lanzó a los pies de su antiguo jefe.

- ¡Qué significa esto!- exigió saber Tekama, observando el amuleto shele teñido de negro, símbolo de los sin-hogar que le había sido entregado a Shyanna el día de su destierro.
Shyanna fue a responder cuando los gritos y exclamaciones de  varios miembros de la tribu la detuvieron.

jueves, 16 de junio de 2016

Cazadora V: Cacería

Shyanna levantó la vista e inmediatamente pegó un respingo. Por segunda vez en ese día, el lobo se hallaba  ante ella. Estaba a apenas unos metros de ella, mirándola con su ojos ambarinos. Ya no sentía la necesidad de acabar con él. Ya no lo consideraba el culpable de su actual situación. Tal vez no mereciese la pena después de todo, ya no había razón para querer acabar con él. Estaba a punto de abandonar su cacería cuando un pensamiento cruzó su mente. "Y si...Tal vez  consigo cazarlo, si me hago con su piel y se la entrego a Tekama me dejen volver". Sabía que aquel argumento apenas se sostenía, que ni siquiera ella misma se lo creía, pero decidió seguir con su objetivo inicial. ¿Qué otra cosa le quedaba? La persecución de aquel animal era lo que la había mantenido con vida todo este tiempo. No podía dejarlo ahora, no después de todo lo que había sufrido. No lo quiso pensar más, o desistiría. Así que sin más dilación recogió su arco y flechas con la mayor rapidez posible. Shyanna se puso en pie y corrió tras el lobo, que al verla moverse, había echado a correr.

No llevaban ni 5 minutos de carrera cuando de repente Shyanna se paró.
Sonrió para sí, esta vez el lobo no se le escaparía. Tomó una flecha de su carcaj, la colocó sobre su arco y lo tensó siguiendo con la punta de la flecha el recorrido de su presa. Y todo a su alrededor se ralentizó. Siguió con la mirada el recorrido del lobo, como corría entre la nieve, como se alejaba... en la dirección que ella quería. El lobo ajeno a la amenaza que se cernía sobre él, continuó corriendo sin alterar su rumbo. El animal saltó sobre una roca y Shyanna disparó.

viernes, 11 de marzo de 2016

CAMINA PEQUEÑA, CAMINA.


Cuántas veces hemos sentido que ya no podíamos más, que habíamos llegado al límite de nuestras fuerzas, que no aguantaríamos un nuevo golpe y que por lo tanto, no tardaríamos en derrumbarnos. Y sin embargo, estamos aquí. No sabemos muy bien cómo pero conseguimos terminar esa etapa del camino.

Caminos, hay tantos como personas, y cada camino tiene tantas bifurcaciones como sueños tiene esta persona. El principio siempre es fácil, recorrer los primeros kilómetros es bonito, agradable y llevadero. Vas acompañado, en piña, arropado por tus amigos, familia, conocidos… Y estamos tranquilos, despreocupados. El camino es llano y apenas hay piedras a tu paso, pero si por algún casual tropezamos sabemos que ellos estarán ahí para levantarnos, y esa sensación es tan agradable… te sientes tan protegido y querido… Desearías que siempre fuese así. Pero por desgracia, no lo es. Al poco tiempo empiezas a ver como discretamente cada vez hay menos personas a tu lado. Al principio casi ni lo notas, eran gente lejana, a los que apenas conocías, y apenas piensas en ello. Pero de repente, un día descubres que esapersona especial ya no está, ya ha tomado su bifurcación, ya no está contigo. Y cada vez son más y más los que van tomando su propia dirección.

domingo, 6 de marzo de 2016

2 décadas

1,2,3,4,.... 18, 19 y 20
 Y aunque me cuesta trabajo creerlo, aunque no lo siento, ya han pasado 2 décadas desde el momento en el que puse los pies en este mundo de locos. Ya soplo 20 velas y siento que sigo atascada en los números cuya primera cifra era un 1. Cada vez estoy más convecida de que el tiempo pasa más rápido cuanto mayor eres. ¿Cómo sino explicar los eternos veranos de la infancia o los interminables cursos del instituto? ¿Cómo es que ahora, hasta lo que me parece aburrido y tedioso se pasa volando? ¿Cómo no me he dado cuenta de que ya han pasado 20 años? Sin falta tengo que avisar a la Inés de 10 años para que no le de por parpadear, de lo contrario acabará en un lugar bastante alto, al cual no tendrá muy claro como ha llegado.

Hay quienes dicen que la vida es como subir una montaña, que el camino es duro, pero que la vista es maravillosa y que merece la pena. Bien pues yo no quiero esperar a eso. No quiero esperar a llegar a la cima para admirar las vistas, prefiero hacerme un spoiler de lo que voy a ver cuando llegue que ir caminando a ciegas sin saber por donde piso. Al fin y al cabo las vistas del camino tampoco están nada mal. De hecho son fantásticas, a veces Impresiona ver lo mucho que se ha escalado ya. ¿Todo eso... en tan poco tiempo? Wow.

Sí, sin duda tengo que avisar a la Inés de 10 años. ¡Qué digo a la 10 años!, a la recién nacida que no tiene ni idea del lío en el que se acaba de meter.:
Querida Inés al nacer, bienvenida a este mundo de locos. Pronto verás que la vida no es fácil y que el mundo no es justo, y vice-versa. Si buscabas una vida de novela... Mucho me temo que te has equivocado de planeta y no, no hay vueslta atrás, créeme, lo he intentado. Hay sin embargo alguna que otra vía de escape temporal para emergencias, pero eso no es de lo que te quería hablar, no. Estás a punto de empezar un viaje muy importante, el gran camino de la vida. Suena épico, ¿verdad? Y lo es, pero seguramente no como esperas. Será muy duro, recibirás golpes por todos lados, empujones, gritos,... Será dificl seguir adelante. Aprender a andar no será nada comparado con el reto de seguir andando. A veces necesitarás sacar fuerzas de la flaqueza y sacar ánimo, corage y ganas de donde no lo hay para poder seguir adelante. Y para colmo apenas tendrás muy poco tiempo para saborear el momento. Te preguntarán la edad, y te equivocarás respondiendo que tienes dos años menos, porque aún no te crees que ya sean tan mayor. Seguramente te preguntarás por qué narices el reloj va tan rápido para lo bueno, y para lo malo según le de. Por favor, si encuentras la respuesta, hazmelo saber, porque llevo años buscando la respuesta y como al principio.
La vida es dura, y sin embargo merece cada instante. No vas a poder evitar caerte, pero sí vas a poder hacer todo los posible para levantarte. Y sé que estoy cayendo en un cliché, perdóname pero no siempre estoy llena de nuevas y origninales ideas, y a veces los clichés aciertan.
Como consejo, cómprate un casco, lo vas a necesitar, la columna del garaje, la bici y tú tendréis un encuentro curioso y querrás estar protegida. Y poniéndome todo lo seria que puedo yo estar, diviértete, riéte, corre, salta, crea mil recuerdos de cada instante. Vive, deja a trás todos las barreras anti-golpes (excepto el casco, recuerda que solo tenemos una cabeza), cáete y vuelve a levantarte, imagina tu mundo y hazlo realidad. Conocerás a muchas, algunas te acompañarán siempre, otras pasarán de largo, otras te marcarán, algunas te harán sentir viva, y otras te romperán el corazón. Habrá momentos, que querrás girtarle al mundo "¡¡LA VIDA ES MARAVILLOSA!!" Ábre tu corazón, porque no puedes evitar sufrir daños en esta vida, pero sí como afrontarlos. No dejes pasar ninguna oportunidad, corre detrás del tren si es necesario. Haz lo posible, apuesta por lo imposible y acabrás haciendo milagros. harás grandes cosas, no lo dudes.
Vive intensamente cada segundo para que así el día que llegues a la cima de esta gran montaña, estáras fatigada llena de cicatrices y raspones, pero con la más amplia y sincera de las sonrisa.
Mucho ánimo, y ¡buen camino!


En cuanto a mí, la Inés del preesenta que aún no acaba de hacerse a la idea de la edad que tiene y a la que a veces le da miedo que los años pasen demasiado derpisa, solo pido una cosa:
"Mundo, vida,  ¡SORPRÉNDEME!"