Bienvenidos a este pequeño rincón de imaginación, magia y una pizca de locura. ¿Que quién soy yo? Pues soy una enamorada de la vida y de la lectura con mil sueños y delirios de escritora. ¿Qué vais a encontrar aquí? Pues todo lo que te puedes encontrar, precisamente, entre las páginas de un libro: historias, fotos, dibujos, recuerdos, notas, reflexiones, un poco de poesía, humor y alguna sátira… y, escondida entre las letras, un poco magia.

Así que no os quedéis en la portada, pasad y disfrutad de vuestro viaje por este mundo Entre las páginas de un libro.


miércoles, 4 de abril de 2012

El pintor de almas (IV)

A continuación Laurien sacó con parsimonia, una bonita daga de debajo de su corpiño, y se quedó contemplándola durante un par de segundos y se la entregó al guardia que tenía cogida a Iris. Esta intentó zafarse de él, pero este la sujetó con más fuerza.
-¿Harás ahora lo que te pida?-preguntó Laurien con fingida inocencia. Ángelo miró a Iris que temblaba de puro terror y le miraba suplicante.
Ángelo estaba entre la espada y la pared. Al no oír respuesta, Laurien hizo una señal al guardia y este colocó la daga sobre el cuallo de Iris, provocándole un incisura de la que pronto brotó un hilillo de sangre.
-¿Harás lo que te he pedido?-repitió la reina.
-¡De acuerdo! Lo intentaré-dijo el pintor. Pero al coger el pincel, el bello rostro de Laurien desapareció, y en su lugar apareció un monstruo. Temblando alzó la mano y comenzó a pintar. pero fue inútil, no podía más que pintar el alma de la reina, no su aspecto. Ángelo dejó caer el pincel de sus manos al terminar el boceto, y la reina aulló de ira y humillación al verlo.-Lo siento, no puedo hacer lo que me pedis-murmuró él. Pero laurien no le escuchó y gritó al guardia:
-¡Mátala!
-¡No por favor...!- exclamó Ángelo. pero ya era demasiado tarde. El guardia había hundido la daga en el corazón de un sorprendida Iris, que que se desplomaba ya sobre el suelo. Ángelo la recogió del suelo y la acunó en us brazós. Tenía los ojos llorosos.
-Lo siento, perdoname.-Le susurró con la vos rota. Iris sin embargo le sonrió con ternura. En sus ojos había miedo y dolor si, pero también amor y perdón. Intentó articular unas últimas palabras, pero la frase murió en sus labios, e Iris cerró los ojos para siempre.Ángelo cerró los párpados con fuerza, dejando que un par de lágrimas rodasen por sus mejillas minetras abrazaba el inmóvil cuerpo de su queridísima Iris.
Laurien comtemplaba impasible la escena.
-Nada de esto habría pasado si me hubieses obedecido desde un rpincipio. Era mi mejor costurera-comentó con indiferencia. Ángelo se levantó de golpe y se avalanzó contra ella. Pero antes de que pudiese alcanzar el cuarpo de la reina, el guardia le retuvo.-Encerradle-ordenó- Mañana volverás a intentarlo, y por tu bien, que esta vez salga como yo espero.


Ángelo fue llevado a una oscura y húmeda celda, donde se vio obligado a pasar la noche. Esta no estaba cerrada con llave, y podçía salir de ella cuando "quisiese", pero por mucho que lo inetara el pintor nunca podría salir del palacio. Todas y cada una de sus salidas estaban custodiadas por varios centinelas.
Se sentó en una esquina y lamentó con toda su alma la muerte de Iris. El simple hecho de recodar cómo era en verdad la joven le hacía daño. Tal vez, si no hubiese aceptado el cargo desde un principio, tal vez, solo tal vez esto no habría ocurrido. Pero ahora era demasiado tarde para lamentarse. Ángelo sabía perfectamente lo que ocurriría mañana. Y sabía que no podría hacer nada para evitarlo, sin embargo no pensaba dejar las cosas así.
En medio de la noche Ángelo se despertó, y sigiloso como una sombra y ágil como una gato salió de su celda y fue directo a los que habían sido sus aposentos. de allí tan solo cogió una cosa su pincel.
Evitó todas las miradas de los adormilados guardias. Pasó por delante de la habitación de la reina, apenas se paró unos minutos frente a ella.
-Pronto Laurien, muy pronto, tendrás tu retrato- prometió en voz baja.- Y será para siempre.
Por fin llegó a su destino, el salón con los cuadros de la reina. No se fijó en ninguno de ellos, fue directo a su objetivo, el espejo de la reina.. Y con su pincel trazó unos suaves y sutiles dibujos a lo largo de todo el marco, sin tocar la superficie reflectante. Cuando terminó contempló su apenas visible obra y tan rápido y silencioso como había llegado, volvió a su celda.

A la mañama siguente dos guardias fueron abuscarle. Lo encontraron donde la noche anterior lo habían dejado, en una esquina de la celda. Fue llevado ante la reina que le esperaba en la habitación dónde había realizado los otros dos cuadros.
-Puedes empezar-ordenó Laurien. Ángelo esbozó una siniestra sonrisa y comenzó su íltimo cuadro. Era como todos los anteriores, en él aparecía el mismo mostruo oscuro y siniestro, aunque esta vez parecía que la reina estaba mucho más horrible que en los anteriores. Ángélo se apartó satisfecho y dejó que Laurien obsevase su obra. La reina enloqueció de ira arranca la tela del caballete y la rompe. Acto seguido hace una señal alos guardias que se encontraban detrás de Ángelo, y uno de estos con un rápido movimineto desenvaina su espada y mata al pintor. Ángelo no deja de sonreír, lo que hace que la reina se enfade todavía más. Y con su último aliento, Ángelo pronuncia el nombre de la persona más bella que conoció y a la que más quiso.
Iris.

La reina salió de aquella habitación indignada y se fue al salón donde guardaba todos sus retratos. Entró y sacó de un bolsillo el retrato de Iris. Lo miró con rabia e intentó romperlo como había hecho con el suyo. Pero fue incapaz. Asi que con desdén, lo tiró al suelo. Avanzó majestuosa hacia el espejo y al alzar la mirada para verse reflejada en el profirió un grito lleno de terror y rabia. Ante ella se econtraba el reflejo de su alma. Tal y como Ángelo la dibujaba.

                                                      . . .

4 comentarios:

  1. Es genial esta historia :D Pero no entiendo... ¿por qué en el espejo puede la reina ver su alma?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poruqe Ángelo había pintado el marco del espejo, (lo pongo en en la historia), creía que se entendía bien :(
      Me alegro que te haya gustado ;D
      Tal ve haga un epílogo, humm…

      Eliminar
  2. Humm... Será que no he leído con suficiente atención xD

    ResponderEliminar
  3. No problem,es más revisándolo me di cuanta que no lo había expresado tan bien como quería.
    besos ^^

    ResponderEliminar