Bienvenidos a este pequeño rincón de imaginación, magia y una pizca de locura. ¿Que quién soy yo? Pues soy una enamorada de la vida y de la lectura con mil sueños y delirios de escritora. ¿Qué vais a encontrar aquí? Pues todo lo que te puedes encontrar, precisamente, entre las páginas de un libro: historias, fotos, dibujos, recuerdos, notas, reflexiones, un poco de poesía, humor y alguna sátira… y, escondida entre las letras, un poco magia.

Así que no os quedéis en la portada, pasad y disfrutad de vuestro viaje por este mundo Entre las páginas de un libro.


viernes, 12 de diciembre de 2014

El otro lado del precipicio, III



El viento la cogió entre sus etéreos brazos y por un instante Eikasía se sintió libre como un pájaro. Milésimas de segundos después, la implacable gravedad hizo acto de presencia y tiró de ella hacia abajo. Eikasía gritó. Los hombres gritaron y aceleraron su paso.


Pero cuando alcanzaron el borde del precipicio los gritos de Eikasía habían dejado de oírse y la niebla se había tragado su cuerpo, tapando cualquier evidencia de  lo ocurrido. Había desaparecido. La joven Eikasía había muerto, su locura había acabado con ella. Los hombres regresaron a Arferol cabizbajos. La triste noticia no tardó en extenderse, pero apenas hubo lágrimas derramadas por la joven fallecida, pronto todos volvieron a sus rutinas, y Eikasía pasó a ser uno de los muchos ejemplos de cuán dañina podía llegar a ser la imaginación en la mente de un humano.

                                                               ***
Eika, Eikasía
 Aquella voz seguía resonando en su cabeza. Pero la joven se negaba a responder a esa llamada y a abrir los ojos. Temía que aquello que la sostenía fuese a desvanecerse si osaba abrir los ojos. Estaba asustada, lo último que recordaba era saltar por orden de una voz sin cuerpo y caer.  No sabría decir cuánto tiempo duró su caída, ni contra que chocó. Seguramente hubiese sido el suelo, o el río, y ahora estaba muerta. ¿Por qué le había hecho caso a esa voz incorpórea? ¿Por qué no escuchó a Halen? ¿Por qué...?
-¡Eika!- llamó de nuevo aquella voz, pero esta vez sonaba... diferente. Era como si...- Eika, ¿quieres abrir los ojos de una vez?
Recelosa, Eikasía obedeció. Estaba acurrucada sobre sí misma sobre un suelo de piedra, pero, ¿cómo era posible? Ella había saltado, recordaba haberlo hecho. ¿Había sido acaso un sueño?
-¿P... Peter?- el joven sonrió y le tendió la mano. Eikasía se alzó su mano vacilante, temerosa de tocar solo la nada. Pero sus dedos rozaron una mano corpórea, cálida y real. Un par de lágrimas rodaron por sus mejillas y suspiro se escapó de sus labios. Durante años había soñado que llegaba a un lugar donde todo lo que ella veía era tangible y real, donde todo lo que imaginaba existía, y parecía que por fin había llegado a ese lugar. El joven tiró de ella hasta levantarla. Una  vez en pie la Eikasía miró a su alrededor. Tras ella apenas se vislumbraba, a causa de la niebla, el lugar desde donde había saltado, bajo sus pies un sólido puente de piedra y frente a ella a espaldas de Peter, El otro lado del precipicio.

Aquel puente siempre había estado allí, un metro por debajo del limite de la orilla del precipicio, oculto bajo la densa manta de niebla. Siempre había estado allí, al lado de Arferol, el camino que llevaba a ese mundo con el que todos hemos soñado alguna vez y que solo algunos valientes se atrevierona tomar. El puente estaba allí desde hacía siglos, franqueando el camino hasta nuestros sueños, pero solo algunos lo cruzaron, solo los que de verdad creían, se atrevieron a saltar.


2 comentarios:

  1. ¡Menudo final! :D
    Esta parte me ha encantado, Eika siguio sus sueños y no dejó que nada la detuviese. Mis felicitaciones, has logrado una historia de superación excelente.
    Un beso desde Compases Rotos
    Lena

    ResponderEliminar
  2. Me alegro un montón de que te guste ^.^ , le tengo mucho cariño a esta historia. Y por cierto, MUCHAS GRACIAS por pararte a leer mis historias y más aún por comentarlas :)
    ¿Quieres saber un "secreto" de esta historia? Eikasía significa imaginación en griego ;)

    ResponderEliminar