Bienvenidos a este pequeño rincón de imaginación, magia y una pizca de locura. ¿Que quién soy yo? Pues soy una enamorada de la vida y de la lectura con mil sueños y delirios de escritora. ¿Qué vais a encontrar aquí? Pues todo lo que te puedes encontrar, precisamente, entre las páginas de un libro: historias, fotos, dibujos, recuerdos, notas, reflexiones, un poco de poesía, humor y alguna sátira… y, escondida entre las letras, un poco magia.

Así que no os quedéis en la portada, pasad y disfrutad de vuestro viaje por este mundo Entre las páginas de un libro.


viernes, 11 de marzo de 2016

CAMINA PEQUEÑA, CAMINA.


Cuántas veces hemos sentido que ya no podíamos más, que habíamos llegado al límite de nuestras fuerzas, que no aguantaríamos un nuevo golpe y que por lo tanto, no tardaríamos en derrumbarnos. Y sin embargo, estamos aquí. No sabemos muy bien cómo pero conseguimos terminar esa etapa del camino.

Caminos, hay tantos como personas, y cada camino tiene tantas bifurcaciones como sueños tiene esta persona. El principio siempre es fácil, recorrer los primeros kilómetros es bonito, agradable y llevadero. Vas acompañado, en piña, arropado por tus amigos, familia, conocidos… Y estamos tranquilos, despreocupados. El camino es llano y apenas hay piedras a tu paso, pero si por algún casual tropezamos sabemos que ellos estarán ahí para levantarnos, y esa sensación es tan agradable… te sientes tan protegido y querido… Desearías que siempre fuese así. Pero por desgracia, no lo es. Al poco tiempo empiezas a ver como discretamente cada vez hay menos personas a tu lado. Al principio casi ni lo notas, eran gente lejana, a los que apenas conocías, y apenas piensas en ello. Pero de repente, un día descubres que esapersona especial ya no está, ya ha tomado su bifurcación, ya no está contigo. Y cada vez son más y más los que van tomando su propia dirección.


Pasa el colegio, el instituto,…la universidad,…Y de repente te encuentras volando solo. Y sientes miedo y soledad. También te sientes libre, pero ese sentimiento se ve aplastado por los dos primeros, temes no ser capaz, te asusta caer. Por eso batirás con fuerza las alas y pronto sentirás que tus fuerzas se agotan, que ya no puedes más, que en el momento en el que el viento deje de soplar, te precipitarás al vacío. Pero no debemos tener miedo, porque después de todo es para lo que nos hemos estado preparando todo este tiempo. Y es entonces cuando ocurre, el viento cesa, pero no caes, sigues en el aire, volando. En algún momento, en medio de todo el miedo y estrés, una parte de nosotros ha tirado hacia delante con la vista fija en la meta y hemos conseguido salir adelante. Y ahora nos encontramos un paso más cerca de nuestros sueños.

Claro que en el momento, nunca nos acordamos de las veces en las que lo hemos conseguido. De eso se encargaban los amigos y familia, de recordarnos nuestro potencial, de ayudarnos a encontrar de nuevo el camino. Y ahora que estamos solos sentimos que el norte ha desaparecido. Y esa es una de las razones por las que les extrañamos. Miramos atrás y vemos cómo era todo antes. Sentimos nostalgia, se nos empañan los ojos, querríamos volver atrás, solo un momento, para decirles una vez que les queremos. Pero eso no es posible.

A la gran mayoría es muy posible que no volvamos a verles, pero probablemente ese pequeño grupo de personas vuelva a cruzarse en nuestro camino. Habrá pasado tiempo, habremos cambiado, madurado, habremos vuelto a ser niños, pero nos daremos cuenta de que esa chispa que saltaba entre nosotros no se apagado. Ese día ya no les necesitaremos como antes, pero disfrutaremos incluso más de su presencia, porque esta vez no temeremos su partida, porque esta vez sabemos que podemos sobrevivir solos, y aguantar su ausencia hasta que nuestros caminos vuelvan a cruzarse.
Pero por si acaso el camino se alarga, no esperes a mañana para decirles “te quiero”, porque es posible que mañana ellos ya hayan alzado el vuelo y sigan ya su propio camino.

No temas seguir tu camino en la vida, no temas hacerlo solo, porque recuerda que el mundo es una red de caminos, acabarás reencontrándoles.





No hay comentarios:

Publicar un comentario